'Halston': 10 claves para conocer a este gran diseñador de moda

Escrito por

Cristina Sánchez de Pedro

11/11/2019
© Cortesía de Dogwoof Pictures / Halston.

Si te gusta el estilo 70s más glamuroso, te encantará la película que repasa la obra de este diseñador norteamericano. 



Halston es un documental que se ha estrenado este mismo año - actualmente en Movistar+ -, que nos hemos visto prácticamente sin pestañear dada nuestra pasión por todo fashion film y que está dirigido por Frédéric Tcheng, cineasta súper especializado en este género gracias a Valentino: El último emperador, Diana Vreeland: the eye has to travel y Dior and I, su premiado debut en la dirección que se estrenó en el Festival de cine de Tribeca en 2014.

Halston y Liza Minelli, con estilismos súper coordinados. © Cortesía de Dogwoof Pictures.

En esta ocasión, Tcheng sigue al legendario diseñador Roy Halston Frowick, quien se encargó de cimentar el camino hacia la moda de lujo con sello norteamericano. Su carrera tuvo muchos altibajos y reúne todos los ingredientes de una de esas historias de ascenso y caída dignas de Hollywood, que cuenta cómo un chico de campo se acaba convirtiendo en un diseñador de moda icónico que frecuenta Studio 54 y se hace íntimo amigo de estrellas como Liza Minelli y Elizabeth Taylor. Sin embargo, las presiones del negocio - su marca acabó convirtiéndose en un imperio que ahora tratan de relanzar - y las consecuencias de sus adicciones hicieron que lo acabara perdiendo todo.

“Halston fue 'Instagram friendly' incluso antes de que Instagram existiera. Entendió el poder de las imágenes, cómo manipularlas y cómo proyectar una cierta ilusión de éxito, y eso es lo que la gente hace en esta era de social media, proyectar una cierta narrativa de sus vidas”. 

- Frédéric Tcheng, director de ‘Halston’.

Trailer de 'Halston'.

Basado en más de 200 cintas de vídeo supuestamente perdidas (y con la ex blogger Tavi Gevinson haciendo las labores de documentalista), Halston combina archivo fotográfico de la carrera del diseñador con entrevistas a las personas que trabajaron a su lado. Entre ellos encontramos a Liza Minelli, Pat Cliveland o Marisa Berenson.

Lauren Hutton vestida de Halston en 1975.

★ LO QUE HEMOS APRENDIDO GRACIAS A HALSTON.

  • Fue el pionero en realizar desfiles inclusivos con modelos afroamericanas y plus size. La diversidad en su casting fue una constante desde el principio y por eso se le consideró un creador de la contracultura de los 70 (en el documental podemos ver a una debutante Iman participando en un desfile de Halston, el primero de su carrera). También fue el primero en sentar a estrellas de cine en el front row de sus desfiles.
  • Se encargó de enterrar su pasado de chico de campo y se inventó un personaje mucho más deslumbrante y misterioso (siempre parapetado detrás de sus gafas de sol) para enamorar a la prensa. El pasado no le interesaba nada, solo le importaban el hoy y el mañana. Uno de los objetivos que persigue Frédéric Tcheng en Halston es averiguar quién era en realidad, y lo hace a través de los testimonios de quienes trabajaron con él. Llama la atención que cada uno de ellos conoció una versión diferente. La lista incluye a personajes tan diversos como el director de cine Joel Schumacher o el escritor Bob Colacello.
  • Antes de comenzar a crear sus glamurosos vestidos de fiesta empezó trabajando como sombrerero. Suyo es el mítico pill box que lució Jacqueline Kennedy en la toma de posesión de JFK como presidente de Estados Unidos (1961). Este, a priori, simple diseño fue copiado por mujeres de todo el mundo.
  • A la hora de lanzar su propia firma de moda, lo tuvo bastante claro: sus prendas de lujo eran de estilo minimalista y las creaba a partir de cachemir, gasa, terciopelo de seda y un resistente tejido sintético japonés llamado Ultrasuede.

Halston con su perfume. El frasco fue diseñado por Elsa Peretti.

Las 'Halstonettes': Janice, Karen Bjornson, Chris Royer, Pat Cleveland, Rosie Vela Pat y Sterling.

  • Casi todas sus piezas estaban cortadas al bies y actualmente es considerado como uno de los grandes maestros de esta técnica. Sus prendas eran elegantes, simples y acentuaban el cuerpo femenino. Consiguió transmitir una increíble sensación de poder a través de sus diseños, evitando cualquier referencia al armario masculino.

Jacqueline Kennedy - con su sombrero 'pill box' de Halston - en la toma de posesión de JFK como presidente de Estados Unidos (1961).

  • Conquistó París. Hasta 1973 ningún diseñador norteamericano había desfilado en la capital francesa. Halston hizo historia en la moda presentando su colección en Versalles junto a otros cuatro creadores: Bill Blass, Oscar de la Renta, Stephen Burrows y Anne Klein.

“Creo que si se escribiera la historia de la moda, me gustaría tener el mérito de haberla simplificado un poco. Tengo la teoría de que menos es más”. 

- Halston.


  • Siempre contó con la colaboración de la diseñadora de joyas Elsa Peretti; con Andy Warholl, que se encargó de su identidad gráfica durante mucho tiempo; de Víctor Hugo, su pareja, que creó para él los escaparates más alucinantes y rompedores de la época; su asistente D.D. Ryan y todas las Halstonettes, las glamurosas maniquíes que siempre desfilaban en sus shows - como Pat Cleveland, Marisa Berenson, Karen Bjornson o Chris Royer - y que siempre le acompañaban a todas partes.

Con su íntima amiga Liza MInelli vestida de Halston, por supuesto.

Con Elsa Peretti y Karen Bjornson, dos de sus 'Halstonettes'.

  • El marketing era su especialidad. Las Halstonettes eran su séquito y siempre posaba con ellas ante los medios. Coreografiaba cada movimiento de su equipo como si la vida fuera una campaña publicitaria, rayando la obsesión. Durante casi dos décadas nadie le hizo sombra. Descubrió la verdadera competencia con la aparición de Calvin Klein y Perry Ellis.

  • El objetivo de Halston siempre fue vestir ‘a toda América, y la verdad es que fue un visionario que cambió el funcionamiento de la industria, transformándola tal y como la conocemos a día de hoy. En 1973 su marca comienza a formar parte de Industrias Norton Simon y poco tiempo después empieza a distribuir sus nuevas líneas de caballero y perfumes. Además de su línea de lujo femenina, decidió crear otra mucho más asequible y firmó un acuerdo con J.C. Penney por 5 años. En ese momento, esta alianza high & low fue como un salto al vacío. No existía precedente alguno y tenía tantas posibilidades de salir bien como mal. ¿Consecuencias de aliarse con una cadena de pronto moda? El rechazo de la elitista Bergdorf Goodman y de otros antiguos clientes que demandaban exclusividad.
  • Las presiones generadas por el negocio, su desgaste físico y psicológico derivado de su frenético ritmo de trabajo (Halston pensaba que debía diseñar personalmente todo lo que llevara su nombre), las consecuencias de sus adicciones y el deterioro provocado por la enfermedad que acabaría con él, le llevaron, tristemente, a retirarse a finales de los 80. Según el documental, el personal de Industrias Norton Simon le acabó echando de su propia oficina en la Olimpic Tower de Nueva York. 
¿TE HA GUSTADO? ¡COMPÁRTELO!

Artículos populares