Eliz Smis: "Mi colección es inspiración para las que quieren arriesgar el día de su boda"

Escrito por

Cristina Sánchez de Pedro

29/03/2019
© Cortesía de Atelier Couture.

Entrevistamos a la diseñadora granadina en Atelier Couture 2019.



Quedan muy pocas horas para que presente su última colección - Diamantes de carbón -, cuando Eliz Smis nos recibe en su showroom del Palacio de Fernán Núñez (Madrid), sede de Atelier Couture 2019. Lo hace con una inmensa sonrisa, de esas que demuestran que se está feliz y, al mismo tiempo, muy nerviosa por mostrar su último trabajo. En los percheros cuelgan como cascadas vestidos de tul, encaje, bordados y cuentas brillantes a modo de flecos. Su apuesta es clara: todo al blanco y negro. Su nueva colección de costura y novias 2020 se compone, nos explica, de diseños para novias que buscan otra cosa, atrevidas y con mucha personalidad; y para invitadas que valoran la artesanía y la alta costura, o la forma más elegante de no pasar desapercibida.

© Cortesía de Atelier Couture.

© Cortesía de Atelier Couture.

Eliz nace en Bélgica en 1990, pero vive en Granada desde muy pequeña. Desde hace tan solo tres años realiza vestidos de novia, alta costura y flamenca. Aunque los vestidos de su última colección se apartan del canon establecido en las ceremonias, lo cierto es que sus diseños respetan las líneas clásicas y, al mismo tiempo, suponen un soplo de aire muy millennial en el mundo boda.

La diseñadora Eliz Smis. © Cortesía de Atelier Couture 2019.

Después de hablar con ella, llegamos a la conclusión de que los vestidos de Eliz son Eliz. Espontáneos, con chispa, brillantes, dulces y producto del enorme esfuerzo y pasión que requiere un oficio tan sacrificado como el de la Alta Costura, con mayúsculas.

  • Eliz, cuéntanos en qué te has inspirado para diseñar tu última colección de costura y novias 2020:
La colección está inspirada en el clásico binomio blanco y negro, respetando mucho la línea creativa de mi firma, con tejidos de mucha caída. Es la primera vez que trabajo el tul, porque no me gustaba, hasta que he encontrado un tul de seda que proporciona la caída que siempre identifican mis trajes. También he añadido bastantes volúmenes controlados y, sobre todo, mucha pedrería cosida a mano.

Las novias… Cada novia tiene una personalidad diferente: unas quieren ir de rosa, otras de negro, otras de blanco… ¡Hoy en día todo es posible! Mi colección es una fuente de inspiración para aquellas a las que les guste arriesgar un poco en el día de su boda. Me abro bastante a las novias que quieren ver otras opciones, aparte del riguroso blanco, que también lo ofrecemos.

  • ¿Cuándo descubriste que querías dedicarte al diseño de moda?
Sinceramente, surgió de la noche a la mañana. No sabía ni coser un botón, pero la moda me gustaba mucho y sentí que quería dedicarme a ello. No podía pensar en otra cosa. Todo empezó a partir de las primeras bodas y eventos a los que tuve que asistir, y de mi propia boda. No encontraba nada con lo que me identificara al 100%. Siempre andaba cambiando cosas o me compraba una tela y se la llevaba a un sastre o modista y me iba haciendo mis cosas… Pero yo no sabía coser. Poco a poco me fui formando y, desde que terminé llevó tres años con mi marca. Este es el segundo que desfilo en Atelier Couture. Este trabajo te tiene que gustar mucho porque requiere mucho tiempo y esfuerzo.

© Cortesía de Atelier Couture 2019.

© Cortesía de Atelier Couture 2019.

  • ¿Cómo es la novia 100% Eliz Smis?
La novia Eliz Smis es alguien que tiene una personalidad muy marcada, pero a la vez es dulce y romántica, y le gusta tener siempre un toque sensual. Le gusta ir clásica, pero con un toque rompedor que demuestre la personalidad que tiene, para no sentir que va disfrazada. Nuestra novia se identifica mucho con lo que lleva.

© Cortesía de Atelier Couture 2019.

  • ¿Cuál es el mayor obstáculo que has tenido que vencer desde que tu marca funciona?
Todavía estoy en ello. Todos los días hay obstáculos. El mundo de la moda es muy difícil, pero como me gusta tanto, y luego tienes la recompensa tan grande de tus clientas que sonríen y lloran de alegría cuando ven su vestido, merece mucho la pena. Pero todos los días encuentras obstáculos: desde un vestido que se te resiste y no sabes bien por qué, la adaptación a medida de cada traje (que tiene que quedar como un guante),… Hay obstáculos desde que te levantas por la mañana. [Risas] 

  • ¿Qué consejo le darías a quien se lanza a abrir su propio atelier hoy?
Tiene que tener muchísima pasión, muchísimo corazón y mucha creatividad. Hay gente que borda, hay gente que hace encajes,… Pero un diseñador depende únicamente de su inspiración. Por tanto, tienes que estar totalmente seguro de que siempre tienes la creatividad a punto y ponerle mucha pasión, muchas ganas y mucha paciencia, porque todo se consigue a base de mucho esfuerzo. [Risas] Por ejemplo, un desfile comienza a prepararse cinco meses antes, y luego se presenta en 20 minutos. No sabes si a la gente le va a gustar o no pero, en ese momento, tú tienes que estar muy satisfecho con tu colección. Estar contento con lo que has presentado es lo que te va a empujar a seguir adelante.

© Cortesía de Atelier Couture 2019.

© Cortesía de Atelier Couture 2019.

  • ¿Cuándo vestiste a tu primera novia?
Fue hace tres años. Creo que, hasta ese momento, había cosido solo dos trajes. Me lo propuso una conocida, y yo había estado haciendo solo trajes de flamenca. Me dijo ‘Yo confío en tí’ y, al escuchar eso, se me pusieron los pelos de punta y pensé que era mucha responsabilidad, pero que tenía que intentarlo. Quedó precioso. 

Cuando una clienta deposita en ti su confianza plena, te cuenta lo que tiene pensado para su gran día, y tú le aconsejas sobre lo que crees que le va a quedar mejor, siempre fiel a tu línea creativa, todo empieza a fluir y se van produciendo cambios sobre la marcha: ¿y si le ponemos un volante?, ¿y si añadimos una piedrecita aquí? Es un proceso muy, muy bonito.

© Cortesía de Atelier Couture 2019.

© Cortesía de Atelier Couture 2019.

  • ¿Cuál ha sido el plazo más corto que has tenido para entregar un vestido de novia?
Fueron cinco días. En mi taller se cose todo a mano, no tenemos máquinas industriales. Llamé a todas las costureras que conocía y lo hicimos. Quedó precioso. Y fue porque no le gustaba el traje que ya tenía y me dijo: ¿Podrías hacerme un traje en cinco días? Era un reto y, al fin y al cabo, tienes que saber resolver cosas así.

  • Al final siempre es un trabajo en equipo.
Sí, yo soy la que da las ideas y la que marca las directrices pero mis costureras son mis manos. Gracias a ellas podemos estar desfilando hoy en Atelier Couture.

© Cortesía de Atelier Couture 2019.

© Cortesía de Atelier Couture 2019.

  • ¿Qué es lo más raro o especial que te ha pedido una novia?
Era un vestido fosforito y yo, en un primer momento, no le dije que no. ¡Que conste que no le dije que no! [Risas] Pero era de un estilo que no se identificaba nada con mi línea creativa. Yo no pido que una novia elija un traje que presento en la pasarela, tal cual...

  • Sobre lo presentado en el desfile, se modifica cada vestido.
Claro. Hay clientas que eligen la manga de uno, la falda de otro, ¿y si esta falda la alargamos un poco más? Así funciona. Lo que se presenta en cada desfile no es lo que se vende. Volviendo al vestido fosforito, a mí no me desagradaba del todo la idea pero, al fin y al cabo, creo que un diseñador de alta costura busca que cuando vean un traje suyo, se identifique rápidamente con su marca, sin necesidad de mirar la etiqueta. Si yo hago cosas que no se identifican con lo que yo soy como diseñadora, creo que me estoy equivocando.

© Cortesía de Atelier Couture 2019.

  • No hiciste ese vestido al final.
No lo hice. Le expliqué mi punto de vista y ella lo entendió. Y le aconsejé sobre alguien que conocía que era perfecto para realizar ese vestido.

  • Según tu experiencia, ¿cuál es el error más frecuente que suele cometer una novia a la hora de elegir su vestido?
Cada persona es diferente y tiene un cuerpo distinto. Lo que hacemos siempre las novias (y yo me incluyo) es coger un catálogo y elegir en función de la fotografía, sin tener muchas veces en cuenta que la modelo que está en el catálogo mide más de 1’80 y tiene una talla 34 o 36. Entonces, hay vestidos que favorecen más a unas figuras que a otras por cuestiones de pecho, cadera, cintura,… Como novia, tienes que depositar un poco la confianza en alguien que te asesore sobre lo que más te va a favorecer.

  • Disimular y resaltar.
Claro. Se trata de ir construyendo el vestido a partir de la idea que tiene la novia en la cabeza, modificando todo lo necesario (largo, talle, mangas,…) para que el día de la boda esté lo más estilizada y favorecida posible.

★ EL ATELIER DE ELIZ SMIS

Si quieres visitar a Eliz y ver las maravillas que diseña, tienes que saber que recibe en su atelier de Guadix (Granada), en la calle Virgen de Fátima, 1. 

Desfile de Eliz Smis en Atelier Couture 2019. © Cortesía de Atlier Couture.

¿TE HA GUSTADO? ¡COMPÁRTELO!

Artículos populares