Escrito por

Iris Fernández

21/02/2019
© Cortesía de Giuseppe Mondì.

Te proponemos una escapada de 48 horas para descubrir la bella capital toscana, considerada cuna mundial del arte y la arquitectura. Una ciudad para perderse, inspirarse y dejarse fascinar por las impresionantes creaciones de los artistas del Renacimiento.


Un buen planning para comenzar este viaje sería salir el viernes al mediodía, de forma que todavía se pueda aprovechar la mañana de trabajo. La compañía aérea Vueling, por ejemplo, ofrece vuelos directos a las 14.35 horas, una hora perfecta para llegar a esta magnífica ciudad italiana y aprovechar la tarde.

Vista de Florencia desde el Giardino Bardini. © Cortesía de Giuseppe Mondì.

La primera visita obligatoria es la Piazza Della Signoria, una de las plazas más famosas de la cuidad y de las más bellas de Europa. Allí, además de réplicas de las esculturas más impresionantes de Miguel Ángel o Donatello, se encuentra el Palazzo Vecchio, una preciosa construcción con forma de castillo donde descubrir los pasadizos secretos construidos por los Médici - la familia más poderosa del Renacimiento en Florencia - con el fin de escapar de sus enemigos.

En esta misma plaza deben hacer otra parada los amantes de la moda, a los que les interesará saber que, además, Florencia albergaba los desfiles de la semana de la moda italiana hasta que alcanzaron tal éxito, que el evento se traspasó a Milán para poder acoger a todos los participantes.

Nos referimos, ni más ni menos, que al Museo Gucci, situado dentro del Palazzo della Mercanzia. Aquí se pueden ver las más impresionantes creaciones de la prestigiosa marca de lujo italiana y su evolución en la historia. Pero eso no es todo, la firma acaba de inaugurar el espacio Gucci Garden, que cuenta con una boutique donde encontrar artículos exclusivos y un restaurante, Gucci Osteria, a cargo del chef Massimo Bottura, profesional distinguido con tres estrellas Michelin. 

Museo Gucci. © Cortesía de la marca.

Restaurante 'Gucci Osteria'. © Cortesía de la marca.

★ SÁBADO EN FLORENCIA

El sábado es nuestro día central y tenemos que aprovecharlo al máximo. Y qué mejor manera de empezar que visitando la Piazza del Duomo, centro religioso y espiritual de Florencia, que acoge la imponente Catedral del Duomo, con su enorme cúpula, a la que se puede subir para disfrutar de las más impresionantes vistas de la cuidad. En esta misma piazza encontrarás innumerables lugares donde degustar un buen café espresso y un riquísimo gelatto.

Duomo de Florencia. © Iris Fernández.

Desde esta plaza podrás ir caminando hasta otro de los lugares imprescindibles de la cuidad: el Ponte Vecchio. Como su propio nombre indica, es el puente de piedra más antiguo de Europa y es famoso por sus románticas joyerías y casas colgantes. Si, además, en este viaje te acompaña tu pareja, es el momento de sellar vuestro amor infinito dejando aquí un candado, como marca la tradición.

Se acerca la hora de comer y... ¡Qué bien se come en Italia! Un restaurante muy recomendado por su relación calidad / precio es La Bussola (Via Porta Rossa, 56r) situado en pleno centro de la ciudad, donde podrás probar la Ribollita, una famosa sopa de la zona toscana muy, pero que muy sabrosa, así como la mejor pasta fresca, todo ello acompañado de un buen vino de la zona. ¿Qué más se puede pedir?

Después de la comida estamos preparados para empaparnos un poco más del arte florentino. Nuestro plan continua con una visita a la Galleria dell'Accademia (Via Ricasoli, 58/60) donde, entre otras, se encuentra la célebre escultura el David de Miguel Ángel, una imponente obra de mármol blanco de más de 5 metros de altura, que representa hasta el más mínimo detalle de la anatomía masculina. Para no perder tiempo en la entrada a este museo recomendamos reservar y comprar los tickets online.

Otra parada obligatoria es la Gallerie degli Uffizi (Pizzale degli Uffizi, 6). La visita a este museo nos llevará un poco más de tiempo, ya que en él se encuentran obras pertenecientes a antiguas y famosas colecciones de arte del mundo, firmadas por genios como Leonardo Da Vinci, Boticelli, Miguel Ángel o Rafael.

Vista del Ponte Vecchio de Florencia. © Cortesía de Faruk Kaymak.

★ DOMINGO EN FLORENCIA

Para el último día de nuestro viaje proponemos un plan un poco más tranquilo. Empezaríamos por mimetizarnos con las tradiciones italianas y tomar el aperitivo en alguna bonita terraza de la cuidad para después dar un largo paseo por el Giardino di Boboli (Piazza Pitti, 1), la zona verde más grande de Florencia

Detalle del Giardino di Boboli. © Cortesía de Daniela Turcanu.

Situado tras el Palazzo Pitti - construido por la familia Pitti, enemiga de los Médici -, en este jardín se encuentra un anfiteatro con un obelisco egipcio, así como cientos de estatuas, fuentes, grutas y hasta un pequeño lago.

Lo sentimos pero… ¡Ha llegado el domingo por la tarde y es hora de volver! Por ejemplo, en el vuelo de las 20.30 horas de Iberia. Dicen que viajar es la única inversión (100% probada) que te convierte en una persona más rica, por lo que te aseguramos que, después de esta escapada a Florencia llena de arte e inspiración, ya nada será lo mismo en tu vida, será mejor (y quizá vuelvas con un poquito de Síndrome de Stendahl después de ver tanta belleza).

¿TE HA GUSTADO? ¡COMPÁRTELO!

Artículos populares