Moda y cine: el vestuario de Suspiria, la nueva película de Luca Guadagnino

Escrito por

Cristina Sánchez de Pedro

07/12/2018
© Cortesía de Diamond Films.

La diseñadora Giulia Piersanti es la responsable de una serie de impecables looks seventies que esconden un terrorífico y gran secreto.


Suspiria ha sido una de las películas con más hype de este 2018. Si empezamos a leer las primeras críticas de lo nuevo de Luca Guadagnino a mediados de año, ahora es el momento de emitir nuestro propio juicio, esta vez en clave de moda, porque acaba de llegar (por fin) a las salas de cine españolas. Veredicto: sin entrar o no en si era necesaria una revisión de la película original de Dario Argento (1977), tenemos que decir que la nueva Suspiria nos fascina por su vestuario (junto a las interpretaciones, los números de ballet - normales y demoniacos -, la sangre y las vísceras).

Trailer de 'Suspiria'.

Como decimos, Suspiria es un remake del clásico del cine de terror italiano de los setenta. Su trama se desarrolla en la escuela de danza de la compañía de Markos Tanz, un centro artístico de Berlín - dividido por el muro - en el que viven y ensayan jóvenes bailarinas. Sin saber ellas nada de esto, estas pobres almas inocentes se convierten en firmes candidatas a cruzar la pasarela y traspasar las puertas del mismo infierno según ponen un pie en el hall de su entrada. Y la verdad es que, teniendo en cuenta que en este Berlín retratado opera el grupo terrorista Baader Meinhof, diluvia como si no hubiera un mañana y nieva como nunca has visto en tu vida, a priori no parece mala idea entrar, aunque solo sea para esperar a que llegue tu taxi. Sin embargo, una vez más, mejor (exterior) malo conocido.

Dakota Johnson es Susie Bannion en 'Suspiria'. © Cortesía de Diamond Films.

La Suspiria de 2018 está protagonizada por Dakota Johnson, que interpreta a la estudiante Susie Bannion; y por Tilda Swinton, que da vida a la famosa profesora de danza Madame Blanc. Ambas actrices ya trabajaron a las órdenes del director en Cegados por el sol y, en esta ocasión, están acompañadas por bailarinas de la talla de Elena Fokina y por caras conocidas de las pasarelas como Mia Goth, Malgosia Bela o Alek Wek.

© Cortesía de Diamond Films.

★ ASÍ HA CREADO GIULIA PIERSANTI EL VESTUARIO DE SUSPIRIA.

Esta diseñadora freelance ha trabajado para marcas como Celine y Balenciaga, y se ha puesto por tercera vez a las órdenes de Luca Guadagnino, con quien ha colaborado en el resto de sus películas: Call me by your name y Cegados por el sol. En esta ocasión, Piersanti  - tal y como afirma en una entrevista en CNN Style - comenzó investigando sobre la forma de vestir de las brujas y su simbolismo, e inspirándose en el trabajo de artistas como Louise Bourgeois y Rebecca Horn

Listas para su gran número: 'Volk'. © Cortesía de Diamond Films.

A pesar de que Suspiria se desarrolla en los 70, el trabajo de la estilista se ha centrado en buscar el punto en común entre las tendencias de la época y lo que podemos encontrar en nuestro armario actualmente. De esta forma, muchos de los estilismos creados para la película podríamos verlos en una academia de baile hoy en día, a excepción, claro está, de los vestidos creados a partir de cuerdas rojas que se utilizan en la representación de Volk.

Tilda Swinton como Madame Blanc. © Cortesía de Diamond Films.

Si Susie Bannion y sus compañeras se visten a partir de leggings, tops y calentadores, el vestuario de la coreógrafa Madame Blanc destaca por su minimalismo y elegancia. Siempre de largo hasta los pies, Blanc parece desplazarse levitando gracias a un uniforme de líneas puras y colores discretos que consiguen convertirla en una artista inalcanzable / gurú de la danza / demonio fabuloso en el Berlín de la posguerra.

El resto de profesoras practica una tendencia seventies de manual: camisas con gran lazada en el cuello, faldas midi y botas de caña alta. Un uniforme lady like y muy Kramer contra Kramer en versión (muy) glamurosa que esconde un gran secreto que a veces se preocupan poco de ocultar. Si estuvieran en Nueva York, estas coreógrafas-villanas saldrían todas las noches a bailar a Studio 54, pero a una sesión light, porque su vestuario es colorido, pero no brillante. Indicaciones del director. 

Casi todas las prendas de Suspiria se han realizado a medida, los zapatos son obra de Francesco Russo y los tejidos estampados proceden de proveedores que trabajan directamente con firmas de lujo como Prada y Louis Vuitton. 

© Cortesía de Diamond Films.

“Me inspiré en dibujos de Louis Bourgeois y creé una docena de estampados originales que incluían las típicas flores de los setenta diseñadas a partir de brazos, piernas, senos y vaginas. Estos prints se imprimieron en diferentes telas de las que se cortaron blusas, vestidos y bufandas que se distribuyeron entre los diferentes personajes de la película". 

- Giulia Piersanti a Vogue US.

© Cortesía de Diamond Films.

Aunque las prendas deportivas y los vestidos minimalistas de Madame Blanc ocupan gran parte del metraje de Suspiria, lo cierto es que el vestuario más complicado de realizar es el que menor tiempo aparece en pantalla, el de las escenas finales: 'Hicimos vestidos a partir de extensiones de pelo humano. Queríamos que pareciera que estaban hechos de cabello cortado de sujetos sacrificados en siglos pasados’

Pero si esto no te parece agradable, tienes un montón de kimonos bordados en los que concentrarte. Si te fijas en el modelo vintage de color rosa que viste Mia Goth (y después Dakota Johnson), ya no vas a querer llevar otra cosa sobre el pijama.
¿TE HA GUSTADO? ¡COMPÁRTELO!

Artículos populares