Rebeca Khamlichi, 'Las hijas de Antonio López' y los retratos pop que necesitas en tu vida

Escrito por

Cristina Sánchez de Pedro

10/05/2018
© Imagen de Alnberto Van Stokkum / Vestuario de Clap Store.

Alguien dijo de ella que no es una pintora, sino una forma de pintar. Y a ella le gustó esta definición. En su universo conviven el diseño gráfico, la iconografía religiosa del siglo XVII, los dibujos animados, Michael Haneke y la copla. ¡Boom! Después de conocer su obra y publicar su primer libro, teníamos que entrevistarla. Es nuestro deber.


Si es tu primera aproximación a Rebeca Khamlichi debes saber que sus pinturas destacan por el color a borbotones. Sus vírgenes pop, chicas con pistola y retratos rosas son una explosión cromática que te anima a buscar rápidamente un hueco en tu casa para colgar uno de sus lienzos. Sin embargo, Rebeca acaba de pasarse al negro sobre blanco con la publicación de su primer libro, Las hijas de Antonio López, en el que esboza la desolada infancia de dos niñas en los años 90, vista desde los ojos de la persona adulta en la que una de ellas se ha convertido. En sus páginas aparecen temas muy duros como el alcoholismo, el fanatismo religioso, la violencia doméstica, el abandono y el miedo. Se desarrollan a través de la palabra, pero también a partir de ilustraciones realistas, hermosas y delicadas. Un ejemplar de coleccionista si eres fan de Rebeca y de los libros ilustrados. 

Recién superada la barrera de los 30 y convertida en madre primeriza de su primer libro, no hemos podido evitar proponer a esta artista multidisciplinar que responda a nuestro Cuestionario Zocöh. Y avisamos de que se ha convertido en uno de los más auténticos y divertidos hasta la fecha.

© Cortesía de Editorial Bridge.

★ CUESTIONARIO ZOCÖH A REBECA KHAMLICHI


  • ¿Qué te ha llevado a escribir Las hijas de Antonio López y qué relación tiene con tu pintura? ¿Podemos encontrar puntos en común o ha sido fruto de la necesidad de compartir algo muy personal a través de otra disciplina artística?
Las hijas de Antonio López es un libro que es tan yo como cualquiera de mis cuadros. No lo escribí con la intención de compartir nada. Pero las reacciones que está generando en las personas que lo leen me hacen estar feliz de haberlo hecho. Quizá la gente que sigue mi pintura se sorprenderá por el estilo de las ilustraciones, mucho más realistas, mucho más dolorosas. Pero es un lugar al que me han llevado naturalmente las palabras que escribía.

  • ¿Seguirás escribiendo?
Bueno, soy madre primeriza: aún tengo mi libro-bebé en los brazos, así que prefiero disfrutar de todo lo bonito que me está trayendo antes de plantearme nueva maternidad literaria. Quiero verlo caminar solo, que le salga la segunda edición, la tercera, hacerse mayor, hacer carrera… No descarto, claro, tener otro libro pero me parece pronto para saberlo.

  • ¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo como pintora, diseñadora, escritora?
Lo que más me gusta es la parte creativa, sin duda: el que después de realizar mi trabajo exista algo que no lo hacía antes. Eso es pura magia. El escritor Juan Rulfo dijo que había escrito Pedro Páramo simplemente porque era un libro que le gustaría tener en su biblioteca. Yo siento algo parecido, siento esa magia que os decía cuando veo Las hijas de Antonio López en las librerías. Está ahí porque yo lo he escrito. Pura magia. Y si, además, algo de lo que creo produce algún tipo de emoción en quien lo comparte, la magia ya es indescriptible.

  • ¿Cómo definirías tu estilo a la hora de pintar?
Creo que fundamentalmente es un estilo alocado y personal. Alguien escribió de mí que no soy una pintora sino una forma de pintar: Yo le compro esa definición. Creo que en cualquiera de mis cuadros estoy yo. Así definiría mi estilo.

  • ¿Cuándo y cómo descubriste que querías dedicarte a tu pasión?
Un atajo termina normalmente convirtiéndose en el camino más alejado entre dos puntos. Yo, que conviví con el arte desde muy pequeña, terminé trabajando en muchas otras cosas que creía que iban más conmigo. Pero no era verdad. Después de muchas otras actividades volví al arte, al punto de inicio. Tuve que dar un rodeo para llegar a donde debía.

© Imagen de Alnberto Van Stokkum / Vestuario de Clap Store.

  • ¿Cuál ha sido el mayor obstáculo que has tenido que vencer desde que tomaste esta decisión?
Pues te diría que ¡las cuotas de autónomos! Señores gobernantes: ¡¡Hagan algo!! Por lo demás, a pesar de que desde fuera se podía considerar una opción arriesgada, mi entorno siempre me ha apoyado. Siempre tuvimos claro que lo verdaderamente arriesgado es dedicarte a algo que no te apasione. En el boxeo dicen que lo más arriesgado suele ser tratar de alejarte del peligro. Yo extiendo esa definición a la vida: al final lo realmente peligroso es renunciar a la incertidumbre que te puede producir lo que te apasiona.

  • ¿Cómo es un día de tu vida en el que te dedicas a pintar?
Un día en el que me dedico a pintar tiene muchas papeletas para ser un día feliz. Además normalmente a mi taller me acompañan mis perritas. ¡Cómo quejarme!

  • Si pudieras darle un consejo a quien se lanza a vivir de la pintura, ¿cuál sería?
Siempre lo digo: trata de ser tú mismo. Si copias, quizá haya alguien que sea mejor que tú. Pero si sigues tu propio estilo, lo más normal es que no haya nadie que haga mejor que tú lo que tú haces siendo tú mismo. Parece una frase de nuestro presidente del Gobierno. Pero tiene sentido, ¿eh? En resumen: Sé libre de hacer lo que quieras, sé libre de ser tú mismo. 

  • ¿Cuál es tu sueño a corto plazo?
Mi sueño a corto plazo es hermano de mi sueño a largo plazo: seguir pintando. Que la vida me permita seguir pintando mañana. Y mañana pediré lo mismo: que la vida me permita seguir pintando pasado mañana. Y así cada día. Ese es mi sueño. 

Gafas, print loco y su libro.

  • Echando un vistazo a tu cuenta de Instagram, nos damos cuenta de que eres muy fan de los estampados y de las gafas de sol retro, ¿Por qué es importante para ti la moda?
Alguien me contó una vez que lo mejor es ser fiel a las cosas que te gustan. Porque llega un día en el que eso que a ti te gustaba de siempre, se pone de moda y entonces vas a la ultimísima antes que nadie. Creo que eso me define muy bien: no soy muy de mirar lo que está de moda. Me gustan las cosas que me gustan, independientemente de que sean las que en ese momento se llevan. Y si, de pronto se llevan, genial.

  • ¿Quién es tu diseñador favorito?
Me gusta, como en todo, la gente muy creativa, la que bate las normas según sus propias normas. Y, de entre los ya consagrados, me gusta mucho el trabajo de Ana Locking.

  • ¿Cuál es ese consejo de moda que siempre le das a tus amigas/os y que siempre te funciona?
El consejo que siempre le doy a mis amigos y que jamás falla en cuestión de moda es: ¡No me hagáis caso! 
  • ¿Cuáles son tus tiendas de ropa y complementos favoritas?
Me gustan mucho las marcas clásicas que han sabido darse cuenta de que las cosas han cambiado. Lacoste y Levi’s me parecen dos buenos ejemplos. Me gusta mucho en general la ropa que borra las fronteras entre sus usos: la ropa de deporte que puedes usar en tu vida diaria o, por ejemplo, la ropa de vestir que me da comodidad para trabajar, para pintar en mi caso.

  • ¿Sin qué prenda no podrías vivir?
Soy muy friolera, así que no podría renunciar a los abrigos, a las chaquetas, a los gorros. A mí me parece que el 15 de julio empieza ya a refrescar por las tardes…
  • ¿De qué complemento nunca te desprenderías?
Gafas de sol y anillos. Estos últimos cuanto menos manejables, mejor. Gafas y anillacos, irrenunciables.

  • ¿Cuál es tu placer culpable en cuanto a moda? 
Las zapatillas de deporte. Han ido más allá de ser simples prendas de ropa. ¡Los sneakers pueden decir de ti mucho más que tu carnet de identidad!

  • ¿Qué icono de estilo te inspira por su forma de vestir, moverse, actitud,…?
No tengo ningún icono de referencia con nombre y apellido. Pero me fascina la estética de las mujeres del cine negro americano de los años 50. También me gustan, en general, las cosas que yo llamo de vieja. Pero no sólo en la moda, en todo: la tarta Comtessa, los pendientes de perlita, los caramelos de violeta…
Rebeca tiene un galgo con nombre de persona, una gata con nombre de fruta y una casa con nombre de medio de transporte. Pinta en Madrid, en una terraza con vistas a los tejados del barrio de Lavapiés. Lo hace, dice, porque de momento los acrílicos se dispensan sin receta médica. Su experiencia en el mundo editorial no es de hoy: también ha colaborado con la cantante Zahara para crear Semaforismos y Garabatonías, y con el periodista Nico Abad en el cuento La ballena Azul.
  • ¿Qué ciudad del mundo te inspira?
Como viajera soy una amante fácil: me enamoro de casi cualquier ciudad a la que voy. Enseguida me siento de allí, enseguida la noto muy mía. Todas me aportan algo que luego descubro en mis cuadros. Además de los encuentros inesperados, suelo buscar en ellas iconografía religiosa y arte urbano que suponga salir de los rincones, digamos, obligados para los turistas. 

  • ¿Qué ciudad de España te inspira?
Madrid, sin ir más lejos.

  • ¿Cuál es tu barrio favorito para perderte?
Bueno, diría Lavapiés, aunque es difícil que me pierda en él porque es mi barrio. Y me gusta mucho la transformación que está teniendo todo el entorno de la calle Pelayo: galerías, tiendas bonitas, perros, cafeterías, pero respetando el sabor de los de siempre...
  • La cafetería en la que desconectas con un buen café (o lo que sea) es…
La gente con perros solemos volver a los lugares en los que tratan bien a nuestros animales, independientemente muchas veces de cómo nos traten a nosotros. ¡Hace más una caricia o un recipiente con agua para nuestros peludos que una caña bien tirada! Mi cafetería favorita tiene que ser, pues, dog friendly. Cada vez hay más que comprenden que un perro bien educado no molesta a nadie. Una de ellas, por ejemplo, La Infinito (Calle de los Tres Peces, 22. Madrid).

© Imagen de Alnberto Van Stokkum / Vestuario de Clap Store.

  • Cuando tienes que comprar material para pintar te gusta pasarte por…
Pocas dudas en esta respuesta: Jeco Bellas Artes (Calle Pelayo, 38). Si una pintura es buena durante su vida, sin duda, después de morir irá a Jeco. Para entendernos: ¡El cielo de las pinturas!

  • Los mejores tratamientos de belleza te los hacen en…
Salones Miracle (Calle Corazón de María, 72). Soy una adicta a maltratar mi pelo tiñéndolo de colores de Pequeño Pony. ¡Allí hacen el milagro de arreglar y transformar en melena maravillosa, lo que yo me empeño en convertir en esparto!
  • Aparte de Haneke, ¿hay algún otro director/a o intérprete que te inspire a la hora de pintar? Tus retratos de chicas con pistola son muy cinematográficos.
Encuentro inspiración en los sitios más inesperados. En concreto, en el caso de los retratos de los que habla, surgen de que me gusta mucho la estética de las malas malísimas del cine negro clásico americano. Mis cuadros además tienen mucha música. Siempre escucho algo mientras pinto. Y eso, de alguna forma, queda en ellos. A veces, en vez de música, tengo películas o series de fondo, que al final dejan algún poso, a veces inconsciente, en los cuadros.

  • ¿Cuál es tu personaje de cine, series o literatura favorito?
Podría decir algo con lo que quedar de más profunda, más intensa. Pero no puedo evitarlo, mis favoritos son Finn el Humano y Jake el Perro, de Hooooooora de aventuras llegoooooooooooo...


  • ¿Qué música escuchas a la hora de crear? ¿Qué concierto o festival esperas con todas las ganas del mundo?
Escucho mucho flamenco viejo de los años veinte, los años treinta: Manuel Vallejo, El Niño Gloria, La Niña de los Peines, Canalejas de Puerto Real... Y en cuanto a festival, espero con todas las ganas del mundo a Mad Cool, ¡claro! 

  • ¿Qué súper poder te gustaría tener?
¡El de responder con supervelocidad a las entrevistas!

  • ¿Puedes adelantarnos algún detalle de tus próximos proyectos?
El inmediato es que mi primer libro como ilustradora y escritora, Las hijas de Antonio López, llegue a todas las personas posibles. A la vez de eso, el 24 de mayo inauguro una exposición individual en La Causa Galería, en el barrio de Malasaña (Calle Jesús del Valle, 27). Allí estarán mis últimas obras, mis chicas rosas y azules. 

★ REBECA KHAMLICHI EN LAS REDES SOCIALES:

  • ¿Qué redes sociales usas?
Estoy en casi todas, pero ahora mismo es en Instagram donde soy más activa.

  • ¿Cuál es tu red social favorita?
Por la mezcla de herramienta de trabajo y divertimento personal, Instagram. Suelo decir que Instagram es la galería de arte más grande del mundo. Y así la uso. A través de esta red han llegado a conocer mi trabajo seguidores de todo el mundo. En unos minutos un cuadro mío es más visto de lo que lo sería en varios días si estuviera colgado en una galería de arte tradicional. Eso es una auténtica revolución para los creadores.
¿TE HA GUSTADO? ¡COMPÁRTELO!

Artículos populares